Divino castigo

Cuenta la leyenda que Júpiter creó a la mujer y la mandó a Prometeo y a Epimeteo para castigarlos por su atrevimiento de robar el fuego del cielo y al hombre en general por aceptarlo. Así la primera mujer fue llamada Pandora, fue creada (como todas las mujeres) en el cielo, cada dios contribuyó en algo para hacerla perfecta (la belleza la obtuvo gracias a Venus). De todo esto deduzco que Mercurio fue el primer feminista ya que le dio a la mujer la persuación, la cual se convirtió en su más despiadada arma, esta habilidad es la ruina del macho.

El macho es bruto, es un animal cuya única gracia es procrear, fuera de eso sólo es un conjunto de manías de connotación sexual. El sexo ronda su cabeza como un ratón enjaulado, con la esperanza de ser libre y descargarse en el sexo opuesto.

La persuación de Pandora, el don que la mujer conserva, continúa en nuestros días atormentando a las bestias, quienes tratan de comprar la admiración de las féminas con obsequios costosos -¡todo sea por un buen revolcón!- piensan las criaturas descerebradas y caen en las trampas que tiende fácilmente el sexo opuesto.

Aún bruto lo sé, incluso lo comprendo y aún así sigo cayendo, porque no hay nada mejor que ceder ante el castigo más divino que es la mujer, castigo de nuestra ignorancia y nuestra calentura igualmente innata que innegable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s