El inicio del viaje

¿Se imaginan a los 60 años?¿Se imaginan contándole historias a sus nietos?, es muy extraño imaginarlo ¿no?, con seguridad puedo decirles que a los 60 estaremos arrepintiéndonos de muchas cosas que NO hicimos en nuestra juventud. Soy un tipo reservado, quizá más de lo que se puede considerar normal, aún así soy muy impulsivo y no mido las consecuencias de mis actos y comentarios, suelo ser muy directo cuando me conviene y darle vueltas al asunto cuando no me favorece la situación, son algunos defectos con los que cuento, tengo muchos más pero de momento son los que me han ocasionado muchos problemas, además de que soy muy distraído, presiento que ese defecto me matará algún día. Pero la balanza está equilibrada, mis defectos no son más fuertes que mis virtudes y gracias a algunos sinsabores (son los que forjan la personalidad) he madurado antes de tiempo. Ahora tengo 23 años, y sí NO hice muchas cosas a los 17, pero esperen, aún es momento de enderezar el camino, es por eso que ahora soy más abierto a conocer gente nueva y a dar mi peor cara a quien no me agrada (soy un tipo muy prejuicioso, otro de mis defectos, aunque cabe resaltar que rara vez me equivoco cuando digo que una persona me da mala impresión). Ya digo “palabrotas” con más confianza (sigo pensando que a mí no se me escuchan bien, por eso no las utilizo con frecuencia), ya no me importa el qué dirán (tan importante en mis tiempos de escuela).

Los problemas son ejercicios para el cerebro y para el sentido de la ironía, ¿qué sería de mí sin la ironía, sin el humor negro, sin el cinismo que me caracteriza?, no sería nada, o sería alguien aún más infeliz de lo que ahora soy. Es difícil, como ya lo he mencionado antes, escribir algo que resulte de interés para las personas, es por ello que quien escribe y recibe un salario por ello merece no sólo mi respeto y admiración, sino mi envidia total. Cuando comencé a leer de manera más “seria” y no sólo por el hecho de leer, me di cuenta que quien escribe es el receptor de vivencias, experiencias, citas, detalles de la vida cotidiana (reales o no), y que como receptor tiene como obligación ser minucioso en detalles tan minúsculos como la hora, los colores, los olores, los gestos, es decir, ser un observador de lo que ocurre a su alrededor, es por ello que debe tener un sentido inusual de la vida y ver en cada problema una posibilidad, una ventanita que se abre dejando al descubierto una vivencia más y una lección de vida que se suma a las cientos de lecciones que llevamos a cuestas.

Existen en la “blogósfera” miles de blogs que detallan paso a paso la vida nacional, que son exageradamente divertidos, reflexivos, soeces, culturales y algunos muy aburridos (como éste), ¿cuál será entonces la fórmula para mantener al lector “cautivo” y atento de lo que se escribe día con día (o mes con mes)?, la respuesta está lejos de ser clara y es obvio que yo no la tengo. Lo que me lleva a cuestionar el éxito en sí, nadie puede describirlo con seguridad, para algunos toma una forma para otros ni siquiera tiene forma, “es un estado mental”, es salir diciendo/haciendo payasadas en la televisión, entonces, ¿qué o quién determina el éxito?, para esta pregunta sí tengo la respuesta: TÚ o YO o USTEDES, o ELLOS o … bueno ya me entendieron.

-Soy un éxito porque canto muy mal pero hay gente lo suficientemente ___________ (lo dejo a su criterio), que compra mis discos- dijo alguna vez Daddy Yankee.

-Soy un éxito porque hasta ahora nadie se ha dado cuenta de que soy hombre- dijo la vedette de moda.

En sus muy retorcidas mentes son todos unos éxitos rotundos, pero hay algunos “amargados” (como yo y como USTED mi estimado lector) que no nos la tragamos completa … la teoría que ellos manejan sobre el éxito. Mi idea del éxito es vivir de lo que deseas hacer hasta tus últimos días, aquello para lo que naciste y nadie es tan bueno haciéndolo como tú (sigo buscando, para algo he de ser bueno), si gozo tremendamente desponchando llantas en una vulcanizadora, ¡eso haré por el resto de mis días y que me sepulten abrazando una cámara de llanta!, si deseo con fervor ser un padrote y regentear a quince jugozas venezolanas ¡entonces traeré quince venezolanas a este hermoso país lleno de oportunidades para alguien que quiere ganarse la vida con el sudor de quince chicas venezolanas!.

Aunque mis aspiraciones no son tan lucrativas lo que disfruto enormemente es escribir estos fragmentos de vida que dejo en cada post para todos ustedes tres y el saber que alguien lee esto y se toma algunos minutos para reflexionar sobre lo que somos, sobre el éxito y sobre lo bellas que son las mujeres de venezuela, con eso soy el hombre más exitoso del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s